Nuestra Facultad

Leer Más

La Facultad de Filosofía e Historia comenzó a funcionar en el curso académico 1976-1977 después de efectuado el cambio de estructuras del sistema de la educación superior realizado en julio de 1976, que trajo aparejado la extinción de la anterior Facultad de Humanidades. La Facultad de Filosofía e Historia se conformó a partir de las anteriores escuelas de Historia, Ciencias Políticas, Sociología, el Departamento de Filosofía y los grupos de Investigación (Estados Unidos, Religión, África, América Latina y Estudios Cubanos), cuyos claustros fueron incorporados a siete nuevos departamentos, encargados de la docencia tanto en las carreras propias como las afines que se impartían en otras áreas de la Universidad de La Habana.
Los antecedentes más remotos de la actual Facultad de Filosofía e Historia se encuentran en la carrera de Filosofía, que junto a las de Derecho, Medicina y Farmacia, es una de las más antiguas de la Universidad de La Habana, surgida desde la propia fundación de la Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo en 1728. En sus primeros años, los estudios de Filosofía –o Artes, como se llamaba originalmente esa Facultad- duraban tres años y estaban dirigidos a la preparación de los estudiantes para su ingreso a alguna de las otras tres facultades, consideradas mayores. Con esa finalidad, recibían Introducción a la Lógica Formal, Lógica Aristotélica, Metafísica, Ética y Texto Aristotélico. Con el transcurso del tiempo, la carrera de Filosofía se extendió a cuatro cursos académicos y se incorporaron nuevas materias, entre ellas Historia Antigua y Moderna, Cronología, Lógica, Metafísica, Filosofía Moral, Historia de la Filosofía, Filosofía Moral y Literatura Latina y Española, así como Oratoria y Elocuencia.
Después de la secularización y el surgimiento de la Real y Literaria Universidad de La Habana (1842), se puso en vigor en 1863 otro plan de estudios, que desapareció la antigua Facultad de Filosofía, cuyas asignaturas pasaron al recién creado Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana. En su lugar surgió la Facultad de Filosofía y Letras, que en sus inicios sólo tenía dos cátedras, una de Historia Universal y Geografía, y otra de Literatura Latina. Durante el periodo de la ocupación norteamericana de Cuba (1899-1902), la Facultad de Filosofía y Letras, como la propia Universidad de La Habana, a la que se le suprimió lo de Real y Literaria, trasladó su sede del convento dominico de San Juan de Letrán, en el centro histórico de la capital cubana, para su actual sitio en la loma de Aróstegui en el edificio de la vieja Pirotecnia Militar española. Al mismo tiempo, se hicieron amplias reformas al plan de estudios, impulsadas por el Secretario de Justicia e Instrucción Pública del Gobierno Interventor y prestigioso filósofo cubano Enrique José Varona.
Por la Orden Militar número 266, del 30 de junio de 1900, se agruparon las carreras universitarias en escuelas adscriptas a tres grandes facultades, por lo que la antigua Facultad de Filosofía y Letras se convirtió desde entonces en la Escuela de Filosofía y Letras –como parte de la Facultad de Letras y Ciencias-, incluyendo las cátedras de Lengua y Literatura Latinas, Lengua y Literaturas Griegas, Lingüística y Filología, Historia de la Literatura Española, Literatura Modernas Extranjeras, Historia de América, Historia Moderna, Sicología, Filosofía Moral y Sociología. Desde principios de los años cuarenta, la propia carrera de Filosofía y Letras vertebraría las especialidades en estudios Lingüísticos-Literarios, Geográfico-históricos y Filosófico-sociales. Entre las asignaturas específicas incluidas en los dos últimos terminales mencionados de esa carrera estaban Prehistoria General, Historia de Cuba, Sociología Cubana, Historia Moderna Contemporánea y Filosofía de la Historia del Arte, Filosofía Moral, Teoría del Conocimiento, Lógica y Estética Cívica Superior.
Entre otras reformas efectuadas al Plan Varona estuvo también la creación de la Escuela de Ciencias Políticas, Sociales y Económicas, adscripta a la Facultad de Derecho, que fue redenominada Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. En 1942 se convirtió en la Facultad de Ciencias Sociales y Derecho Diplomático y Consular, que ocupó el actual Edificio José Martí en la Colina Universitaria, uno de los más antiguos, inaugurado el 29 de julio 1916 para la Facultad de Química, al que se le hizo una amplia remodelación a mediados de los años cincuenta. Desde sus inicios, en el plan de estudios de la carrera de Ciencias Sociales y de Derecho Diplomático y Consular, Ciencias Políticas, Sociales y Económicas, se incluía, entre otras materias, Historia de Cuba, Universal y de América, Sociología, Economía Política, Derecho Político, así como un Seminario de Investigación Científica.
Después del triunfo de la Revolución se realizó en 1962 una reforma universitaria sin precedentes. Como parte de ese amplio proceso surgió la Facultad de Humanidades, que agrupó originalmente a las escuelas de Letras y Arte, Ciencias Jurídicas, Educación, Economía, así como a las de Historia, Ciencias Políticas y Filosofía. Estas tres últimas quedaron encargadas de licenciaturas que se abrían por primera vez, basadas en los precedentes de estas ramas del conocimiento existentes en antiguas carreras, que ahora desaparecían como tales, o sea, Ciencias Sociales y Derecho Diplomática y Consular, así como la de Filosofía y Letras.
Aunque la carrera de Filosofía no llegó a abrirse entonces, a pesar de estar incluida en la reforma de 1962, se fundó en la misma fecha un Departamento de Filosofía para la enseñanza de la Filosofía Marxista-Leninista en todas las áreas la Universidad de La Habana, así como de Historia de la Filosofía y Pensamiento Cubano en determinadas licenciaturas. Con posterioridad, a fines de los años sesenta, dentro de la propia Facultad de Humanidades, se inauguró también la Escuela de Sociología con su correspondiente carrera.
A mediados de 1976, como resultado de completa reforma de toda la enseñanza universitaria cubana, que incluyó la creación del Ministerio de Educación Superior, se puso en vigor desde el curso 1976-1977 una diferente estructura en la Universidad de La Habana. En esa fecha comenzó a funcionar, con su sede principal en el Edificio José Martí, la actual Facultad de Filosofía e Historia, con las licenciaturas de Historia e Historia del Arte –que unos pocos años después se incorporó a la nueva Facultad de Artes y Letras- y cursos de liquidación en las carreras de Sociología y Ciencias Políticas. En el curso 1977-1978, se comenzó a impartir por primera vez la licenciatura en Filosofía Marxista-Leninista y en 1990-1991 se reabrió también la carrera de Sociología, luego de varios cursos académicos en que dejó de ofrecerse.
A la Facultad de Filosofía e Historia correspondió el diseño de nuevos planes de estudio, que extendieron las carreras universitarias a cinco años y unificaron la enseñanza a nivel nacional, dando continuidad a un proceso de homologación de estudios para todo el país iniciado en la primera mitad de los setenta. Desde entonces los nuevos planes de estudio son elaborados por comisiones nacionales. El primero de ellos, denominado Plan A, fue puesto en vigor al iniciar el curso 1977-1978 y extendió a cinco años académicos la duración de todas las carreras. Entre otras novedades, introdujo el trabajo de diploma como forma principal de culminación de estudios, así como las especializaciones.
Este plan sufrió ajustes en 1982 (Plan B) y modificaciones más sustanciales en 1991 (Plan C), entre estas brindarle un perfil más amplio al graduado y mayor flexibilidad al currículum, a la vez que se hizo más énfasis en los estudios de postgrados, maestrías y doctorados. Esas características fueron preservadas con la revisión de que fueron objetos los planes de estudio entre 1996 y 1998, que priorizó el vínculo entre las diferentes disciplinas y la práctica laboral de los estudiantes a la solución de los problemas sociales, lo mismo que garantiza el actual Plan D, aprobado en 200